Ya tiene su mascarilla. ¿Y ahora cómo puede protegerse los ojos?

Hasta no hace mucho tiempo, las mascarillas se usaban solo en hospitales o para Halloween. Ahora, ya sea en supermercados o parques públicos, es lo más normal encontrarlas y puede que hayan llegado para quedarse, al menos por un tiempo.

Podría preguntarse, ¿por qué usar una mascarilla?

Según el director médico de EyeMed, Joe Wende, OD, “Los expertos creen que el coronavirus se transmite principalmente a través de pequeñas gotas de la respiración que se crean con el estornudo o la tos de una persona infectada. Esas pequeñas gotas pueden permanecer en el aire y posteriormente ser inhaladas por la nariz o la boca de una persona no infectada, y propagar, así, la enfermedad.”

Por lo tanto, las mascarillas, junto con el distanciamiento social, son un esfuerzo de buena fe para ayudar a detener la propagación cuando se expulsan o inhalan pequeñas gotas de la boca. Pero, ¿y los ojos?

Los anteojos pueden ofrecer cierta protección.

“Si bien se ha detectado el virus en las lágrimas de algunas personas infectadas, los científicos no están completamente seguros de si las pequeñas gotas del aire que entran por el ojo son un posible medio de transmisión”, dice el Dr. Wende.

¿Eso significa que debe cubrirse los ojos además de la cara? Aunque los anteojos pueden proporcionar cierta protección contra el coronavirus, la protección se limita al área resguardada del ojo. El virus aún puede llegar a sus ojos desde los lados expuestos, la parte superior e inferior de sus anteojos.

El Dr. Wende recomienda elegir modelos que se ajusten estrechamente a la cara y protejan los lados expuestos de los lentes, como anteojos de sol envolventes o gafas de seguridad.

Independientemente de los anteojos, definitivamente es importante seguir el consejo de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC): haga todo lo posible para evitar tocarse los ojos.

No se limpian solos.

Según el Dr. Wende, “Además de propagarse por el aire de persona a persona, el coronavirus también puede propagarse al tocar una superficie dura contaminada (como anteojos) y luego tocarse la boca, la nariz o los ojos con las manos sin lavar”.

Esto hace obligatorio limpiar sus anteojos cuidadosamente y a menudo. El uso de un pañuelo de microfibra y limpiador de lentes tiende a ser el método más rápido (asegúrese de que su limpiador preferido sea adecuado para usar con revestimientos antirreflejantes), pero también puede usar agua y jabón.

Los siguientes son 5 consejos comprobados para asegurarse de deshacerse de los gérmenes sin dañar los lentes.1

  1. Lávese y séquese bien las manos, prestando atención a la limpieza de la parte inferior de las uñas.
  2. Enjuague sus anteojos con agua tibia (no con agua caliente, ya que puede dañar ciertos revestimientos de lentes).
  3. Agregue una gota de jabón para platos.
  4. Limpie suavemente los anteojos, enfocándose en ambos lentes, el puente nasal o almohadillas, las bisagras (donde se pueden ocultar aceites y mugre) y las varillas. Ya sea que se esté lavando las manos o los anteojos, el tiempo de contacto con el jabón es la clave. La regla de los 20 segundos también debe aplicarse aquí.
  5. Seque con un pañuelo de algodón limpio o aire fresco.

Visite el sitio web de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) para obtener información relacionada con la salud y la higiene adecuada de los ojos para mantenerse bien. Los miembros de EyeMed también pueden obtener más información sobre la salud de los ojos relacionada con la COVID-19 aquí.

1.”La forma correcta de limpiar anteojos,” Essilor News,  consultado en abril de 2020.
WWW-2006-M-450