La enfermedad de los ojos que un examen de la vista puede detectar

Todos conocemos la rutina. Cada vez que vayamos a nuestro médico de atención primaria, ya sea para un resfriado, chequeo o algo más grave, nos piden enrollemos la manga para que nos examinen nuestra presión arterial. Es una forma básica y simple por la cual los profesionales de la salud pueden monitorear la salud cardiovascular. Lo que quizás no sepa es que hay otra rutina que puede también ayudar a los médicos obtener una mirada clara de la presión arterial: su examen anual de los ojos.

Mediante la visualización de los vasos sanguíneos en las retinas de sus ojos, su oculista puede buscar signos tempranos de hipertensión arterial, también conocida como hipertensión.

Porque muchos de los que la padecen a menudo carecen de síntomas, la hipertensión arterial ha sido llamada la “enfermedad silenciosa”. Según la Asociación Americana del Corazón, la misma afecta a 76,4 millones en adultos en los Estados Unidos.1 Sin embargo, más de uno de cada cinco personas ni siquiera saben que la padece.2 La presión arterial alta puede afectar muchas partes vitales del cuerpo, incluyendo las arterias, corazón, cerebro y riñones 3, y la detección y tratamiento tempranos son especialmente importantes.

Los vasos sanguíneos no solo llevan la sangre a su corazón, sino también a sus ojos. Debido a su enorme demanda de oxígeno, los pequeños vasos sanguíneos en las retinas de los ojos pueden dañarse fácilmente por presión arterial alta. Durante un examen completo de la vista, su oculista examina para los sutiles cambios que la hipertensión arterial puede causar en la retina, una condición conocida como retinopatía hipertensiva.

La hipertensión arterial también está vinculada a la coroideopatía, que ocurre cuando hay acumulación de líquido debajo de la retina. El efecto más común de la coroideopatía es visión distorsionada. Otra condición de la visión relacionada con la hipertensión arterial es la neuropatía óptica, o daño a los nervios, que ocurre cuando se bloquea el flujo de sangre. El daño al nervio puede matar a las células nerviosas en los ojos, lo que resulta en sangrado en el ojo o la pérdida de visión.

Si su doctor de la visión  detecta los cambios que indican la presión arterial alta, él o ella puede trabajar con su médico para asegurarse de que reciba tratamiento adecuado y oportuno. Y si conseguir un examen ocular anual no es actualmente una parte de su rutina, recuerde: su corazón es demasiado importante como para pasar por alto los ojos.


1. “About High Blood Pressure,” American Heart Association, http://www.heart.org/HEARTORG/Conditions/HighBloodPressure/AboutHighBloodPressure/About-High-Blood-Pressure_UCM_002050_Article.jsp
2. Lloyd-Jones D, Adams RJ, Brown TM, et al., Heart Disease and Stroke Statistics-2010 Update, A Report from the American Heart Association Statistics Committee and Stroke Statistics Subcommittee, Circulation, 2010, 121:e1-e170.
3. “Hypertension and Your Eyes,” Transitions Optical Inc. – See more at: http://www.eyesightonwellness.com/open-your-eyes-to-high-blood-pressure/#sthash.Kj6KLxEa.dpuf