Abra bien los ojos y preste atención a la presión arterial alta

Open Your Eyes to High Blood Pressure

Controlarse los ojos es una manera importante de mantener a raya esta grave afección.

Todos sabemos los pasos de rutina: cada vez que visitamos al médico de atención primaria, ya sea por un resfrío, un control o algo más serio, se nos pide que enrollemos la manga de la camisa para controlarnos la presión arterial.

Es una forma simple y básica para que los profesionales de atención médica puedan controlar la salud cardiovascular. Lo que quizás usted no sepa es que otro procedimiento de rutina puede también ayudar a los médicos a examinar con claridad la presión arterial: su examen ocular anual. Con la observación directa de los vasos sanguíneos de la retina de los ojos, el oftalmólogo puede detectar signos tempranos de presión arterial alta, también conocida como hipertensión.

Como muchas de las personas que la sufren a menudo no presentan síntomas, la presión arterial alta se denomina “enfermedad silenciosa”. Según la Asociación Americana del Corazón, afecta a 76.4 millones de adultos en los Estados Unidos.1 Sin embargo, más de una de cada cinco personas nunca se enteran de que la padecen.2 Como la presión arterial alta puede afectar a tantas partes vitales del organismo, incluidas las arterias, el corazón, el cerebro y los riñones,3 la detección y el tratamiento tempranos son especialmente importantes.

Qué pueden revelar sus ojos sobre la presión arterial alta

Los vasos sanguíneos no solo llevan sangre al corazón, sino también a los ojos. Como consecuencia de su enorme demanda de oxígeno, los diminutos vasos sanguíneos presentes en la retina del ojo pueden resultar dañados fácilmente por la presión arterial alta.

Durante un examen ocular exhaustivo, el oftalmólogo controla la existencia de muchos cambios sutiles en la retina como resultado de la presión arterial alta, una afección conocida como retinopatía hipertensiva.

A la presión arterial alta también se la vincula con la coroidopatía, que se produce cuando se acumula líquido debajo de la retina. El efecto más frecuente de la coroidopatía es la visión distorsionada. Otra afección de la visión relacionada con la presión arterial alta es la neuropatía óptica, o daño del nervio óptico, que se produce cuando se obstruye el flujo sanguíneo. El daño del nervio óptico puede matar las células nerviosas de los ojos, lo que se traduce en sangrado del ojo o pérdida de la visión.

Ame a su corazón, cuide a sus ojos

Si su oftalmólogo detecta algún cambio que indique presión arterial alta, puede trabajar junto con su médico de atención primaria para asegurarse de que recibe un tratamiento apropiado y oportuno. Y, si hacerse un examen anual actualmente no forma parte de su rutina, recuerde: su corazón es demasiado importante como para descuidar sus ojos.

  1. “About High Blood Pressure,” American Heart Association, http://www.heart.org/HEARTORG/Conditions/HighBloodPressure/AboutHighBloodPressure/About-High- Blood-Pressure_UCM_002050_Article.jsp.
  2. Lloyd-Jones D, Adams RJ, Brown TM, et al. Heart Disease and Stroke Statistics—2010 Update. A Report from the American Heart Association Statistics Committee and Stroke Statistics Subcommittee. Circulation. 2010. 121:e1-e170.
  3. “Hypertension and Your Eyes,” Transitions Optical Inc.